martes, 11 de octubre de 2011

La Educación Tecnológica

Nuestro mundo  cambia vertiginosamente. Más y más objetos nuevos son creados por el ser humano para fines de los más diversos. Computadoras Internet, aparatos médicos sofisticados que nos alargan la vida, decenas de canales en nuestros televisores hacen que nuestra vida sea más cómoda. ¿Serán estos adelantos la garantía de un mundo feliz? ¿Viviremos mejor? Millones de habitantes de nuestro planeta no solo no gozan de las virtudes de los adelantos de la tecnología sino que, incluso la sufren: tecnología de los explosivos; ríos, mares, atmosfera severamente dañados; habitantes hacinados en los alrededores de tantas ciudades del mundo pobre. No todo lo que es la tecnología parece brillar. Pero sin duda, se trata de un mundo fascinante, el de las cosas producidas por el hombre.

La educación tecnológica es una disciplina que abarca las interrelaciones del hombre con el mundo artificial por él creado, sin perder de vista el ambiente natural en el cual se sustenta la vida.

            ¿Por qué es importante educarnos tecnológicamente?
“Adquirir una sólida cultura tecnológica es la más genuina garantía no sólo del control del mundo artificial para mejorar nuestra calidad de vida”, en un marco de desarrollo sustentable, en equilibrio con el medio ambiente, sino también como modo de “evitar caer en la alienación y la dependencia tecnológica de los países desarrollados”. (Gay – Ferreras. 1996)
Mediante la tecnología, el hombre puede satisfacer sus necesidades construyendo un mundo artificial.
Este mundo construido constituye su cultura tecnológica.

“La cultura tecnológica abarca un amplio espectro que comprende teoría y práctica, conocimiento y habilidades. Por un lado, los conocimientos (teóricos y prácticos) relacionados con el espacio construido en el que desarrollamos nuestras actividades y con los objetos que forman parte del mismo; y, por el otro, las habilidades.” (Gay – Ferreras)
La educación tecnológica tiene como objeto, la toma de conciencia de la creciente importancia y presencia del mundo artificial, y desarrollar capacidades que permita, como ciudadanos de una sociedad democrática, participar en su evolución (desarrollo y transformación) y su control, lo que implica reflexionar críticamente acerca de los problemas del mundo artificial y manejar los conocimientos y habilidades que les posibiliten desenvolverse con idoneidad, solvencia, responsabilidad y creatividad al enfrentar estos problemas, buscando siempre colaborar en mejorar la calidad de vida de la sociedad en su conjunto.

Fuente: Bonardi, Cristina y Ludueña, Gladys. Tecnología 8. Ed. SIMA. Córdoba. 2009.